Mere-serClaudia

Vivir en el Ahora

Realmente el momento presente es simple, sin complicaciones.  Es una experiencia de ser o existir, asimilar lo que está sucediendo y responder de forma natural y espontánea a eso.  Esto puede suceder con muy poco pensamiento.  Si lo que estás haciendo requiere pensar (por ejemplo, leer, analizar números, usar una computadora, diseñar, editar, planificar), entonces la mente es parte del momento, y usas la mente según sea necesario y la dejas cuando termines.
  Así es la vida cuando te despiertas de la mente “egoica” (mente centrada en el ego), cuando sales de la personalidad, el ego ya no interviene en el momento. Es muy simple. Sin drama. No hay problemas. No hay confusión. No hay insatisfacción. Cuando tomas este simple momento y le agregas algunos pensamientos sobre el pasado, se suscitan algunas emociones o cuando le colocas temores o preocupaciones sobre el futuro, también despiertas reacciones, preocupaciones, temores.
Y ahora piensa en realidad, cuáles de esas opiniones, creencias, juicios, miedos, dogmas y hasta reacciones son tuyas son aprendidas? 

Por otro lado, las  opiniones y creencias tampoco son tan simples, siempre están cambiando y necesitan ser evaluadas, defendidas, explicadas, expresadas y juzgadas.
Por tanto al final del día las opiniones y creencias complican este simple momento. Pero las necesitas? ¿Quién las necesita? Quién realmente ERES no tiene creencias;
  Simplemente vive su verdad, no necesita traer opiniones y creencias a este simple momento, simplemente ES. Los pensamientos sobre el pasado y el futuro, cambian entonces tus percepciones y te distraen de lo que tienes frente a ti, el sagrado: HOY te restan espacio para el poder del Ser, para vivir y disfrutar del aquí y del ahora!

Parece difícil, pero a más practicas el arte de soltar y meditar más libertad y plenitud traes al  momento presente.
Solo por hoy, toma este maravilloso día, disfrútalo, vívelo, aprécialo, agrédeselo, todo los demás o ya paso o aún no ha llegado.

Claudia Arbeláez