Mere-serClaudia

Del Ser al hacer, del hacer al tener

Existe un paradigma sobre el cual se va a transformar nuestro planeta a partir de ahora y va a ser el paradigma del Ser para hacer, para tener lo que realmente quieres y está basado en un encuentro con una fuente de recursos internos inagotables, desde los cuales interactuar con todo y con todos.

Yo conozco personas que siguen esperando que algo afuera pase; las personas de su entorno, el mundo cambie o algo ocurra finalmente, para por fin ser felices, y entonces empiezan a poner metas del tipo: bueno yo seré «feliz» el día que por fin pase esto o aquello, o las cosas cambien o las personas que amo me entiendan más o modifiquen sus conductas. Pero la verdad es que nada tendría que cambiar para que elijamos ser felices dentro del paradigma del Ser, y tal vez en ese paradigma ya no trates de cambiar lo que está pasando, porque tiene una razón de ser; tal vez una reflexión, tal vez un cambio, tal vez de una crisis salga una gran oportunidad o las personas simplemente no tengan que cambiar en lo absoluto para nosotros ser felices. Simple y sencillamente porque esa felicidad es nuestro privilegio y esa paz está dentro de nosotros, no más lejos que dentro de nosotros mismos.

Hasta que entendamos que tenemos que abrazar a ese Ser que no necesita defenderse, y ¿cómo lo vamos a hacer? cultivando nuestra propia presencia; amando el presente, viviendo el hoy, practicando la apreciación y la gratitud, y entonces, allí vamos a encontrar otros recursos, recursos ilimitados que siempre han estado dentro de nosotros mismos: como la capacidad de hacer y tener lo que realmente queremos y desde lo que sí somos.

Y para comenzar en este cambio de paradigma tú tienes la capacidad de cambiar de hábitos hoy, hábitos que te aseguren paz, como la meditación, la introspección, la visualización, mejorar tu alimentación, ver las cosas con amor, practicar la bondad, el positivismo, la compasión.

Y si vamos a comenzar a amar de verdad, yo los invito a amarse a ustedes mismos, con ese amor incondicional que siempre han merecido recibir, pero ahora es del Ser al tener. Soy amor y tengo, recibo y atraigo amor. Trátense como la persona que aman más en el mundo, cuida lo que comes, lo que miras, lo que ves, lo que hablas, lo que piensas. Recuerda que mantener la paz no se trata de aguantar; sino de transformar tu visión de lo que ves, saber que hay cosas que sí puedes cambiar pero ahora para cambiarlas, no tienes que mirar afuera; tienes que mirar adentro esta vez, tienes que encontrar lo que los científicos y los físicos cuánticos nos están diciendo desde hace mucho tiempo: que todos podemos influir en el campo cuántico que nos rodea y generar cambios de acuerdo a nuestros pensamientos y sentimientos acerca de los mismos y que todo; todo absolutamente, es transformable de adentro hacia afuera.

Claudia Arbelaez.